El rescate de la memoria

Anna

Rosa María Pastrán

La década de los noventa fue una época de profunda reflexión y serio debate entre los sectores poíticos y sociales de Alemania acerca de las consecuencias que dejó el régimen creado por el Partido Socialista Unificado de Alemania (PSUA) en la ex República Democrática de Alemania, y en general, en la recién reunificada Alemania.

Una de las primeras conclusiones a las que se llegó, según la directora de la Fundación para la Investigación de la Dictadura del PSUA, Anna Kaminsky, fue abrir los archivos del servicio secreto, tanto a las víctimas como al público en general.

“Fueron abiertos los documentos de ministerios, organizaciones masivas y del partido”, relató Kaminsky.

Entre 1992 y 1998, el parlamento alemán decidió crear dos comisiones responsables de recolectar información sobre las violaciones a los derechos humanos, la situación de las víctimas y la probabilidad de procesar a los autores.

Se indagó además sobre la historia de la dictadura del PSUA y sus efectos sobre la reunifiación de Alemania. Por recomendación de la segunda comisión, el 5 de junio de 1998, el parlamento emitió la ley de creación de la Fundación para la Investigación de la Dictadura del PSUA.

El ámbito de trabajo de esta institución es amplio: informar al público sobre el cáracter de la dictadura, realizar estudios de todo tipo que aborden el tema, proponer la enseñanza de este capítulo de la historia en las escuelas, contribuir con museos y memoriales, ayudar a las víctimas y financiar proyectos, entre otros.

Cada año, la fundación patrocina alrededor de 150 proyectos. Kaminsky comenta que una línea de trabajo muy efectiva ha sido presentar a los jóvenes las diferencias de vivir en una dictadura o en una democracia, con ejemplos de gente normal.

“Para nosotros cada año es muy interesante ver cómo los jóvenes reflexionan sobre acontecimientos históricos que no han vívido”, comenta la directora.

Pese a que Alemania es uno de los países que más ha trabajado en el tema de la memoria histórica, la representante de la fundación acepta que aún queda mucho trabajo por hacer, en especial con las nuevas generaciones.

“La mayoría de jóvenes en las escuelas no reciben mucha información sobre la dictadura. Aquí en Alemania tenemos la tarea no sólo de tratar la segunda dictadura sino también de enseñar la dictadura nacional socialista con sus crímenes, después de tratar la Segunda Guerra Mundial”, reconoce.

A lo anterior se suma el hecho que cada uno de los doce estados de la federación tiene su propios currículos y materiales para la enseñanza de la historia.

Sin embargo, el trabajo de rescate de la memoria histórica continúa sin una receta específica y se trata cada día con nuevos métodos, a palabras de esta estudiosa del tema, pues todo lo relacionado con el período de la división de Alemania y la reunificación es un debate abierto en el interior de la sociedad alemana.

Anuncios

Una respuesta a “El rescate de la memoria

  1. Los errores se repiten cuando no hay una memoria histórica que se pueda estudiar, es así como en América Latina siguen esperando un socialismo utópico que jamás funcionó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s