Archivos Stasi aún crean problemas tras caída del Muro

 

Por Sarah Marsh, Reuters

Durante décadas, Joachim Fritsch luchó por entender por qué se le negaba el acceso a la educación superior y no era tenido en cuenta en los ascensos laborales una y otra vez.

Luego obtuvo un archivo de 400 páginas que la temida policía secreta de Alemania Oriental había recopilado sobre él.

La Stasi lo había arrestado a mediados de la década de 1950 cuando sólo tenía 17 años y lo registró como un “provocador” por no mostrar su documento de identidad.

El arresto dejó una marca imborrable en su expediente, además de llevar a la Stasi a vigilarlo muy de cerca y frustrar los repetidos intentos de Fritsch por continuar con su vida.

“Me sentí abrumado al leer mis archivos”, dijo el hombre de 73 años, estudiando minuciosamente copias de su expediente personal en su pequeño apartamento de un décimo piso de un alto edificio de Berlín Oriental. “Uno entra en su pasado titubeando, paso a paso”, añadió.

Fritsch es uno de los cientos de miles que han leído sus expedientes de la Stasi. Dos décadas después de la caída del Muro de Berlín, la agencia gubernamental, creada para supervisarlos, todavía está llena de solicitudes y tiene un retraso de dos años.

Fundada en 1950, la Stasi fue una de las organizaciones policiales más represoras del mundo. Se infiltró en casi todos los aspectos de la vida de Alemania Oriental, usando la tortura, intimidación y una amplia red de informantes para aplastar a quienes se mostraban en desacuerdo.

Millones de alemanes trabajaron para la Stasi y proporcionaron informaciones de amigos, familiares, colegas o amantes. Los expedientes, que se extenderían a lo largo de 112 kilómetros si se colocan en fila, fueron abiertos al público en 1992, poniendo al descubierto una red de traiciones.

La Stasi comenzó a eliminar archivos mientras colapsaba el régimen de Alemania Oriental, y aún quedan por armar tiras de papel en unos 15 mil sacos.

El plan era mantener los archivos de la Stasi abiertos durante 10 años, tiempo suficiente, según pensaban las autoridades, para que todos los que fueron espiados pudieran acceder a ellos y cerrar ese capítulo de la historia.

Pero miles de personas, la mayoría de la antigua Alemania Oriental, los reclaman todavía cada mes. En la primera mitad del 2009, las solicitudes crecieron casi un 11 por ciento respecto a 2008.

“Tenemos más solicitudes este año debido a que se cumple el 20 aniversario de la caída del Muro”, dijo Martin Boettger, director de una sucursal regional de los archivos de la Stasi en Chemnitz, antigua Karl-Marx-Stadt.

“Ellos trabajaban con el miedo, espiaban a todos, enviaban a prisión a cantidad de personas, intimidaban, intervenían en sus carreras y evitaban que recibieran educación”, dijo Boettger. “Los archivos permiten entender esos métodos ocultos de una dictadura”, añadió.

El rescate de la memoria

Anna

Rosa María Pastrán

La década de los noventa fue una época de profunda reflexión y serio debate entre los sectores poíticos y sociales de Alemania acerca de las consecuencias que dejó el régimen creado por el Partido Socialista Unificado de Alemania (PSUA) en la ex República Democrática de Alemania, y en general, en la recién reunificada Alemania.

Una de las primeras conclusiones a las que se llegó, según la directora de la Fundación para la Investigación de la Dictadura del PSUA, Anna Kaminsky, fue abrir los archivos del servicio secreto, tanto a las víctimas como al público en general.

“Fueron abiertos los documentos de ministerios, organizaciones masivas y del partido”, relató Kaminsky.

Entre 1992 y 1998, el parlamento alemán decidió crear dos comisiones responsables de recolectar información sobre las violaciones a los derechos humanos, la situación de las víctimas y la probabilidad de procesar a los autores.

Se indagó además sobre la historia de la dictadura del PSUA y sus efectos sobre la reunifiación de Alemania. Por recomendación de la segunda comisión, el 5 de junio de 1998, el parlamento emitió la ley de creación de la Fundación para la Investigación de la Dictadura del PSUA.

El ámbito de trabajo de esta institución es amplio: informar al público sobre el cáracter de la dictadura, realizar estudios de todo tipo que aborden el tema, proponer la enseñanza de este capítulo de la historia en las escuelas, contribuir con museos y memoriales, ayudar a las víctimas y financiar proyectos, entre otros.

Cada año, la fundación patrocina alrededor de 150 proyectos. Kaminsky comenta que una línea de trabajo muy efectiva ha sido presentar a los jóvenes las diferencias de vivir en una dictadura o en una democracia, con ejemplos de gente normal.

“Para nosotros cada año es muy interesante ver cómo los jóvenes reflexionan sobre acontecimientos históricos que no han vívido”, comenta la directora.

Pese a que Alemania es uno de los países que más ha trabajado en el tema de la memoria histórica, la representante de la fundación acepta que aún queda mucho trabajo por hacer, en especial con las nuevas generaciones.

“La mayoría de jóvenes en las escuelas no reciben mucha información sobre la dictadura. Aquí en Alemania tenemos la tarea no sólo de tratar la segunda dictadura sino también de enseñar la dictadura nacional socialista con sus crímenes, después de tratar la Segunda Guerra Mundial”, reconoce.

A lo anterior se suma el hecho que cada uno de los doce estados de la federación tiene su propios currículos y materiales para la enseñanza de la historia.

Sin embargo, el trabajo de rescate de la memoria histórica continúa sin una receta específica y se trata cada día con nuevos métodos, a palabras de esta estudiosa del tema, pues todo lo relacionado con el período de la división de Alemania y la reunificación es un debate abierto en el interior de la sociedad alemana.

Merkel elogia valentía ciudadanos Alemania del Este

MERKEL

Reuters

La canciller alemana, Angela Merkel, alabó el coraje de los alemanes orientales que ayudaron a que cayera el Muro de Berlín, mientras la ciudad celebraba los 20 años de un acontecimiento que marcó el final de la Guerra Fría y el inicio de una Alemania reunificada.

Merkel, la primera canciller que procede de la llamada República Democrática Alemana, ejerce de anfitriona de numerosos dirigentes mundiales que han llegado a Berlín para recordar la caída del Muro.

“La noche del 9 de noviembre de 1989 fue el cumplimiento de un sueño”, dijo la canciller. “Muchos desempeñaron un papel. Pero no habría sido posible sin el valor del pueblo de la antigua Alemania Oriental”, agregó.

Merkel caminó con el ex presidente soviético Mikhail Gorbachov y con el ex líder polaco Lech Walesa a través del puente en Bornholmer Strasse, donde los berlineses orientales cruzaron la frontera por primera vez hace dos décadas, en una emotiva carrera hacia la libertad.

El primer ministro británico, Gordon Brown, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, el ruso, Dmitry Medvedev, y la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton – representando a los aliados de la Segunda Guerra Mundial – se encuentran en la ciudad para dar discursos en el evento.

En extractos publicados con anterioridad a su discurso esperado para la noche del lunes, Brown elogia el “espíritu inquebrantable” de los hombres y mujeres que se atrevieron a “soñar en la oscuridad”.

Sarkozy subió una foto de sí mismo en el sitio electrónico de redes sociales Facebook, que según dijo lo mostraba martillando el Muro la noche que marcó la historia.

“Fue una noche llena de entusiasmo: el pueblo alemán reuniéndose marcó el fin de la Guerra Fría y el inicio de un periodo de gran libertad en Europa”, escribió el mandatario.

Alemania lista para la fiesta del 20 aniversario

puerta

 

AP

Con conciertos y ceremonias conmemorativas, los alemanes festejarán el lunes la caída del muro de Berlín hace 20 años al tiempo que ven el futuro con esperanza ahora que su país está reunificado.

Esa fría noche bailaron encima del muro, con los brazos en alto en señal de victoria, las manos enlazadas en amistad y el corazón rebosante de alegría. Años de separación y ansiedad se mezclaron a la realidad increíble de la libertad y un futuro sin guardias fronterizos, policía secreta, informantes y rígido control comunista.

Los alemanes celebrarán con conciertos que incluyen música de Beethoven y Bon Jovi; un servicio en honor de las 136 personas que murieron tratando de cruzar el muro de 1961 a 1989; una vigilia a la luz de la vela y 1.000 fichas grandes de plástico que simularán un dominó, las cuales serán colocadas a lo largo de los lugares donde pasaba el muro y posteriormente derribadas.

El 9 de noviembre de 1989 los alemanes del este llegaron en grandes multitudes a bordo de sus autos Trabant, motocicletas y bicicletas viejas. Cientos, luego miles y después cientos de miles cruzaron durante los días siguientes mientras Berlín celebraba con euforia.

En un cruce remoto en el sur de Berlín, Annemarie Reffert y su hija de 15 años hicieron historia al ser las primeras alemanas del este en cruzar la frontera.

Reffert, ahora de 66 años, recuerda la confusión de los soldados cuando trató de ir al otro lado.

“Les dije que Schabowski había declarado que teníamos permitido cruzar”, dijo, y los soldados fronterizos cedieron. Un funcionario de aduanas estaba sorprendido de que no llevaran equipaje.

“Lo único que queríamos era ver si realmente podíamos viajar”, recordó Reffert.

Alrededor de medianoche los guardias fronterizos abrieron completamente las puertas y miles de personas pasaron por el famoso Checkpoint Charlie _un retén que simbolizaba la presencia de los Aliados y la tensión de la Guerra Fría_, avanzaron por la Invalidenstrasse, cruzaron el puente Glienicke y entraron a Berlín occidental, libres, sin obstáculos y con los ojos desorbitados por la sorpresa.

Dominós en picada rinden homenaje a caída del Muro de Berlín

blog1

AP

Unos dominós gigantes pintados por estudiantes alemanes fueron colocados el 7 de noviembre a lo largo del antiguo camino al Muro de Berlín para conmemorar el 20 aniversario de la caída de la pared que dividió la ciudad en dos por casi 30 años.

Muchos de los dominós de plástico de 2,3 metros de alto tenían mensajes como “somos un mismo pueblo”. Aproximadamente mil dominós se colocaron en 1,5 kilómetros y serán tumbados este lunes como parte de las celebraciones sobre la caída del Muro.

El ex presidente polaco Lech Walesa, cuyo movimiento prodemocrático Solidaridad jugó un importante papel para terminar con el comunismo en Europa del Este, será quien dé un empujón al primer dominó que derrumbará al resto.

La secretaria de estado Hillary Rodham Clinton, el primer ministro británico Gordon Brown, el presidente francés Nicolas Sarkozy y el presidente ruso Dmitry Medvedev también asistirán a las conmemoraciones formales sobre el fin del muro del 9 de noviembre de 1989.

“La caída del muro fue un gran acontecimiento y creo que la mayoría de los residentes de Berlín están agradecidos con aquellos que hicieron que sucediera”, dijo Guenter Nowak, otro residente de Berlín que se paseaba entre los dominós.

La canciller alemana Angela Merkel, que era residente de Alemania Oriental cuando cayó el muro, dijo que este fue un día que “cambió las vidas de muchas personas, incluyéndome a mí”.

“Es especialmente grato para nosotros poder celebrar este día con nuestros vecinos europeos”, agregó Merkel. “Los alemanes no olvidaremos a nuestros vecinos y aliados que hicieron que fuera posible la vía para la reunificación alemana”.

20 años después, artistas renuevan el Muro de Berlín

blog2

 

AP

Gerhard Kriedner y 90 artistas del mundo se han reunido nuevamente para volver a pintar creaciones originales sobre los bloques de concreto, dándole nueva vida a imágenes erosionadas por la naturaleza las últimas dos décadas, en el trecho más largo que queda del muro que una vez dividió a la capital alemana.

“Esto es muy emotivo para mí”, dijo Kriedner, de 69 años, quien escapó de la Alemania comunista oriental a la occidental cuando joven. “El Muro de Berlín representa la total falta de libertad que teníamos entonces”.

Aunque los berlineses inicialmente se mostraron ansiosos de derribar el más detestado símbolo de la ciudad, en meses recientes ha habido un gran esfuerzo por restaurar la dilapidada sección de 1,3 kilómetros del muro, una importante atracción turística con 106 pinturas y graffitis distintos.

“Para poder restaurarlo, tuvo que rasparse toda la obra de arte, el concreto se talló hasta su interior de acero, y entonces todo tuvo que volverse a colocar, pero esta vez con pinturas de acrílico a prueba de agua”, dijo el artista bávaro, quien agregó que ha estado trabajando en base a una foto de su pieza original para asegurar que la nueva versión sea lo más similar posible.

Kani Alavi, presidente de la Asociación de Artistas de la East Side Gallery, como se le conoce al tramo que queda del Muro de Berlín, ha sido el principal impulsor del trabajo de restauración que comenzó en octubre del 2008. Alavi ejerció por años presión para recolectar los 2,5 millones de euros (3,7 millones de dólares) de organismos municipales, estatales y federales necesarios para el trabajo. Esto incluyó espacio para los artistas, que por lo demás trabajaron gratis.

Del grupo de artistas inicial sólo cinco rechazaron la invitación a participar del proyecto de renovación. Seis murieron y sus murales han sido restaurados por otros artistas.

“Pensamos que era realmente importante recrear las pinturas porque ahora hay toda una nueva generación que ya no recuerda el Muro de Berlín original y los acontecimientos históricos que llevaron a la reunificación de Alemania”, dijo Alavi, un artista nacido en Irán que ya ha restaurado su propio mural de alemanes orientales cruzando por primera vez el Muro de Berlín la noche que se abrió la frontera.

Todos los días miles de turistas visitan el lugar y posan frente a los murales.

Llamaron a artistas de todo el mundo para que se les unan expresando sus sentimientos en pintura y color sobre lo que antes era intocable.

Reunificación alemana costo 1,3 billones de euros

blog3

AP

Mientras Alemania se prepara para celebrar el vigésimo aniversario de la caída del muro de Berlín, un nuevo estudio muestra que unos 1,3 billones de euros han sido transferidos desde el oeste para reconstruir el este, informó un periódico el sábado.

El reporte del instituto de investigación IWH, con base en Halle, mostró que las transferencias netas desde el oeste al este -por una suma equivalente a la mitad del total de producción industrial de Alemania en el 2008- han “subido significativamente” en la última década, dijo el semanario Welt am Sonntag.

El este se ha desecho de muchas de las trabas de su pasado comunista, en parte gracias a las transferencias, aunque el desempleo sigue cerca del doble que en el oeste y economistas dicen que aun está a años de distancia de alcanzar a la parte más rica del país.

El reporte del IWH, no publicado oficialmente aún, fue encargado originalmente por el Gobierno en el 2006, aunque el Ministerio de Finanzas retiró luego su nombre del proyecto debido a las diferencias de opinión sobre cómo las cifras eran calculadas, afirmó el periódico.

El instituto de investigación económica IWH, con base en Colonia, dijo esta semana que la producción per cápita del este subiría, durante la próxima década, a cerca del 80 por ciento de los niveles del oeste desde el 70 por ciento actual.